Los índigenas bolivianos a la vanguardia del ecoturismo

Julio Limpias y su hija
Julio Limpias administra el albergue de día y lo guarda de noche para asegurar la seguridad de los turistas. Fuente: PNUD.

Mientras que río abajo, en Rurrenabaque, las pequeñas empresas turísticas se vampirizan las unas a las otras por capricho de unos jóvenes mochileros dispuestos a todo para ahorrar cuatro centavos, los eco albergues tacanas logran más bien atraer al jet set internacional, porque ellos no compiten en base a precios bajos, sino más bien ofreciendo en plena selva un servicio de la más alta calidad y autenticidad.

Aspectos destacados

  • Los eco albergues tacanas logran atraer al jet set internacional porque ofrecen un servicio de la más alta calidad y autenticidad en plena selva.
  • Los tacanas demuestran que se pueden mejorar los estándares ambientales y laborales para el mayor beneficio de sus hijos, apostando sobre los servicios ambientales, ecoturismo, manejo forestal, biocomercio y la producción agrícola orgánica.

Al principio, no fue para nada fácil, cuenta el administrador del eco albergue tacana de San Miguel del Bala, Julio Limpias: “Los 35 comunarios que somos parte de la empresa hemos trabajado como burros durante tres años para construir el albergue. Tuvimos que abandonar nuestras familias, y ellos tuvieron que arreglárselas para conseguir sus alimentos y poder mantenerse, porque el trabajo que se hacía era muy duro, sin sueldo, absolutamente nada. Nosotros sufríamos a veces hambre, pero siempre íbamos con el pie adelante para poder sacar de allí algún beneficio algún día”. El Programa de Pequeñas Donaciones del PNUD apoyó este emprendimiento indígena con dos proyectos que totalizan 80.000 dólares americanos aproximadamente. De esta manera, ahora los tacanas administran el eco albergue y obtienen recursos que han mejorado su calidad de vida.

En el año 2007, una vez completada la construcción de la siete primeras cabañas equipadas con baño privado y energía solar, la comunidad comenzó a obtener sus primeras utilidades, que alcanzaban alrededor de 10.000 dólares americanos. Estas utilidades fueron redistribuidas entre las 35 familias que totalizaban unas 200 personas. Desde entonces, los tacanas han ido construyendo un segundo albergue en el corazón del parque y figuran ahora en buen lugar en el catálogo de las más importantes agencias internacionales de ecoturismo.

El guía Eric Macuapa habla francés, inglés y quechua además del castellano (el idioma tacana en la actualidad solo es hablado por unos pocos ancianos y se está perdiendo). Eric dice de los emprendimientos turísticos indígenas de San Miguel del Bala, Chalalán y Mapajo que cuestan más, porque involucran “más dinero para la construcción de albergues que sean verdaderamente ecológicos y para dar un buen servicio, para lo cuál es necesario pagar buenos salarios y sobre todo invertir en capacitar bien a la gente. Pero en contraparte, los turistas que visitan estos únicos tres emprendimientos comunitarios, son más concientes, más responsables y están dispuestos a pagar un poco más”.

Alcides Santalla López es propietario de una pequeña agencia de turismo en Rurrenabaque, a unos 45 minutos de San Miguel del Bala, navegando sobre el Río Beni. Alcides explica que él y sus colegas “cobran barato por culpa de unos jóvenes clientes extranjeros que regatean a muerte. Pero ahora los tacanas con su visión de futuro y su éxito nos están inspirando a todos”.

El 2008, el PNUD incluyó la experiencia de San Miguel del Bala en los 26 estudios de caso exitosos analizados en el Informe sobre Desarrollo Humano “La Otra Frontera, Usos Alternativos de Recursos Naturales en Bolivia”, el cual fue premiado por su calidad en Busán (Corea del Sur). En este informe, los investigadores bolivianos se esfuerzan por demostrar que no existe ninguna maldición de los recursos naturales, en este país andino que sigue siendo pobre pese a haber explotado sin parar estos últimos siglos la plata, el estaño, la goma y hoy en día los hidrocarburos. Los tacanas, y otras decenas de miles de pequeños productores, en su mayoría indígenas, demuestran hoy en día al país que se puede mejorar los estándares ambientales y laborales para el mayor beneficio de sus hijos, apostando sobre los servicios ambientales, ecoturismo, manejo forestal, biocomercio y la producción agrícola orgánica.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Bolivia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe