Cinco mil mujeres se lanzan a un trabajo sustentable

Ascencia Huacaña, beneficiaria del proyecto
Doña Ascencia Huacaña es responsable en Caracollo de los proyectos de pastelería y lechería. Fuente: PNUD

En Caracollo las mujeres están entusiasmadas. Cuando no están decorando una torta, van camino a la casa de una vecina con grandes fuentes llenas de empanadas. “Antes venían los pasteles de Oruro. Sólo tenía una batidora manual y no se podía hacer en cantidad. Ahora nos piden 15, 30, hasta 60 tortas si tenemos dos matrimonios en una semana. Somos 10 socias, que trabajamos en nuestras casas y algunas en nuestras tiendas. También hay señoras que hacen lechería, artesanías, tejidos”, cuenta doña Ascencia Huacaña, una de las cinco mil mujeres beneficiadas en todo el país por el Programa Conjunto Semilla, que durante tres años brindó capacitación y microcréditos a mujeres en situación de extrema pobreza.

Aspectos destacados

  • El Programa SEMILLA buscó generar mayores oportunidades económicas para mujeres indígenas rurales y fortalecer sus capacidades de participación en la vida pública y privada, como condiciones para superar su triple marginación por género, etnia y clase.
  • Se apoyó el proceso de desarrollo de capacidades para el ejercicio de derechos de las mujeres. Asimismo, se colaboró en el desarrollo de condiciones “mentales” (pensamientos, actitudes) y materiales (dotación de cédula de identidad) que apoyen un ejercicio pleno de derechos de las mujeres en igualdad de condiciones a las de los varones.
  • Se ha definido y recurrido a prestar diferentes servicios para la patrimonialización, capacitación y asistencia técnica, mecanismos que permitieron promover espacios y oportunidades de empoderamiento de las mujeres.

En Bolivia, si bien el Producto Bruto Interno, principal índice económico de un país, ha crecido en promedio 4,6% entre 2004 a 2011, las condiciones de inserción de las mujeres rurales en el mundo del trabajo no acompañó este comportamiento. En 2009 el 64% de ellas trabajaba en el ámbito familiar o era aprendiz sin remuneración. A su vez, el 90% de la población rural vivía en condiciones de pobreza, siendo la mujer indígena campesina la más afectada.

Es por esto que el Programa Conjunto “Patrimonio Productivo y Ciudadanía a Mujeres en Extrema Pobreza en Bolivia”, conocido como Programa Semilla, buscó erradicar la pobreza extrema y promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer. Con ese fin, el Programa entregó financiamiento, asistencia técnica, capacitación en derechos ciudadanos y de género y carnets de identidad para que las mujeres puedan empoderarse. Así surgieron proyectos de producción de artesanías, textiles, cueros y hasta crianza de ganado o de turismo rural.

Según indica José Luis San Miguel, coordinador del Programa, durante los tres años que duró el Programa, se trabajó en cuatro zonas: dos de ellas están ubicadas en el altiplano de los departamentos de Oruro y Potosí, uno en la zona de valles en Cochabamba, y otro en la zona tropical de Santa Cruz.

Por ejemplo, la potosina Dina Chuquimia de Chávez tiene 40 años y seis hijos; ella se dedica al acopio de lana y cuero de llama, oveja y chivos. “El Programa Semilla me apoyó con dos máquinas esquiladoras para poder esquilar la lana en animales vivos, pues de esta forma logro juntar más lana”. Doña Dina expresó que su familia está feliz por el apoyo que recibió, “ya que este apoyo nos ayuda a poder realizar sueños. Como mujer yo tengo un sueño: que es una curtiembre a futuro y poder hilar con la lana para sacar producto acabado”.

El presupuesto, de nueve millones de dólares, fue otorgado por el Gobierno de España a través del Fondo para el Logro de los Objetivos del Milenio (F-ODM) y apoyado por el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, del Ministerio de Justicia de Bolivia. Participaron 18 municipios y cuatro gobernaciones, cuyas autoridades también fueron capacitadas para realizar el acompañamiento a las mujeres. Este trabajo se llevó adelante mediante la interacción de cuatro agencias: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que estuvo a la cabeza, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y ONU Mujeres, entidad para el empoderamiento de las mujeres.

“Los resultados a nivel técnico económico fueron altamente exitosos”, sostiene San Miguel. “Las mujeres que emprendieron sus actividades lo hicieron con mucho empeño, dado que no era un pasatiempo sino algo que les daba mejores condiciones de vida, no sólo para ellas, sino para los hijos y la familia. De este modo lograron mejorar su autoestima con el reconocimiento familiar, las mejoras en la alimentación, en su vestimenta y, en algunos casos, hasta mejoras en las viviendas”, expresa.

Un aspecto que le parece muy importante a doña Ascencia Huacaña es que, antes, las mujeres no podían hablar porque los hombres las menospreciaban. “Antes nos sentíamos discriminadas, como si no hubiéramos tenido valor, que no servíamos para nada, sólo para la casa. Pero el Programa Semilla nos ha enseñado que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres y hemos aprendido que no puede haber machismo, mixto tenemos que trabajar”. 

De este modo, el Programa incidió en mejorar las condiciones económicas de las mujeres, que han pasado a ser proveedoras de sus hogares y contribuyó al ejercicio de sus derechos ciudadanos y de género, logrando atenuar las tensiones causadas por la pobreza y la diferencia entre hombres y mujeres. 

Grupo de mujeres campesinas reunidasgrupo de mujeres en Cochabamba reunidas para tomar decisiones acerca de sus iniciativas económicas. Fuente: PNUD.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Bolivia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe