LA MADERA Y SU ROL PARA EL DESARROLLO LOCAL EN EL ALTO

04-feb-2015

Cada día, Juana y Mónica asisten a las 16:30 a sus clases de creación de artesanías de madera en la ciudad de El Alto. “Yo antes me dedicaba a la metalmecánica, pero siempre quise trabajar en el sector de la madera. Ahora que recibí la capacitación, podré hacer artesanías con este material”, cuenta Juana ilusionada.

En El Alto, la madera es un sector en auge. De hecho, desde hace varios años existía una demanda constante por parte de los actores locales pidiendo espacios de capacitación para la creación de artesanías en madera. Ante esta situación, el Gobierno Autónomo Municipal decidió crear un Centro de Capacitación de Madera en la ciudad. “No sabíamos cómo empezar: necesitábamos especialistas, maquinaria… Así que decidimos apoyarnos en nuestra relación de socios con el PNUD y ellos nos ayudaron a hacer un diagnóstico y a elaborar un proyecto” dice Óscar Gutiérrez, jefe de la Unidad de Capacitación y Gestión del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto.  

Aunque el proceso comenzase con el apoyo técnico del PNUD, hoy en día el centro funciona solo. “Naciones Unidas nos dio un enfoque para la creación del proyecto que nosotros no habíamos contemplado; nos habló sobre la importancia de darle sostenibilidad al proceso, que la iniciativa no se acabase cuando la cooperación se fuese.” Este ha sido, sin duda, uno de los mayores retos y logros del Centro de Capacitación. Tras finalizar el acompañamiento técnico del PNUD, tanto los actores locales como el municipio se apropiaron del proyecto y continuaron solos el camino.

“Cuando impones un proyecto, es difícil que el territorio lo tome como propio. Sin embargo, cuando escuchas a los actores, entiendes sus necesidades y sus problemas, consigues avanzar más y mejor”, aclara el funcionario alteño.

Las clases que ofrece el centro consisten en enseñar a los alumnos todas las fases que requiere la creación de artesanías de madera, desde el entallado hasta el barnizado. De hecho, para poner en práctica lo que van aprendiendo, elaboran todos los muebles que requiere un espacio de la casa. “Estamos terminando de construir un salón entero en madera: el sofá, las sillas, los marcos...” comenta orgullosa Mónica.

El objetivo de esta iniciativa es capacitar a 300 personas, y ya son 283 los alumnos que han pasado por el centro, de los cuales aproximadamente 120 son mujeres. Además, cada alumno es representante de una unidad productiva, por lo que transfiere lo aprendido a sus compañeros de trabajo, multiplicando así el número de personas capacitadas. ¿Pero qué pasará cuando se llegue a la meta? ¿Se dejará de ofrecer clases? 

“Cuando lleguemos a los 300 capacitados, el centro se entregará al Consejo Central de Federaciones y Asociaciones de Artesanos de El Alto (COCEDAL), que creará una empresa asociativa con el objetivo de crear empleo en el rubro de madera”, afirma Gutiérrez. “Asimismo, la autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra donará madera al municipio con la condición de que el centro produzca muebles de bien social: mobiliario para centros infantiles, escuelas, centros de rehabilitación… La idea es capacitar a jóvenes y donar el trabajo que realicen a este tipo de lugares.” De esta forma se trasladan los efectos positivos de este proceso al conjunto de la sociedad. 

Adicionalmente, el Centro se ha articulado con el Centro de Innovación Productiva (CIP) en el Rubro de Madera, que próximamente será implementado por el Gobierno Central y PROBOLIVIA,  entidad dedicada al fomento del desarrollo productivo. Gracias a esta colaboración, ambas instituciones evitarán duplicar esfuerzos y podrán apoyarse mutuamente en sus respectivas acciones.

No obstante, el centro no es el único con un futuro prometedor. Por su parte, Mónica y Juana también tienen claro su porvenir; junto a otras alumnas, quieren pasar de ser compañeras de clase a colegas de trabajo. “Valiéndonos de lo que estamos aprendiendo, queremos crear una pequeña empresa y dedicarnos a hacer accesorios y juguetes de madera. Hemos hablado con los profesores del centro y podríamos utilizar las maderas que sobran, creando así artesanías recicladas”, comenta Mónica.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Bolivia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe