Avances notables en VIH/SIDA, malaria, tuberculosis y Chagas

13-ago-2015

El número de casos de VIH/SIDA y tuberculosis no para de aumentar en Bolivia, pero no tanto por la expansión de estas enfermedades, sino porque los esfuerzos para detectarlas van creciendo e involucran cada vez más recursos. La lucha contra los brotes de malaria va bien en todo el país, salvo en Guayaramerin, mientras que con el mal de Chagas, el problema no es tanto acabar con las vinchucas (vector de la enfermedad), sino en desarrollar nuevos tratamientos y adquirir los medicamentos en cantidades suficientes.

VIH/SIDA

La lucha contra el VIH/SIDA requiere mayores esfuerzos. Hay cada vez más casos notificados (9.300 en diciembre de 2012), lo cual debe ser un llamado a la vigilancia. “La detección del cáncer de cuello uterino y el tratamiento integrado en la atención del VIH puede reducir la morbilidad y la mortalidad en las mujeres que viven con el VIH. Los casos siguen en aumento y hay todavía un trabajo muy fuerte que hacer en prevención y estigmatización”, dice la Representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Ana Angarita. “Tenemos ya avanzadas conversaciones con el Ministerio de Educación para incorporar el tema del VIH en los módulos de información sobre la salud sexual y reproductiva y la educación sexual integral”.

Pero este incremento en el número de casos notificados se debe también a que los exámenes son cada vez más sencillos (con más de 250.000 pruebas de VIH administradas en Bolivia en el año 2012), ello gracias a la implementación de los “kits de prueba rápida”, dice Adhemar Esquivel, investigador de UDAPE, el equipo estatal boliviano responsable del seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Hay cada vez menos enfermos de VIH que desarrollan la fase de SIDA, puesto que la detección es cada vez más temprana, en particular en las mujeres embarazadas infectadas con el VIH/SIDA, que transmiten cada vez menos la enfermedad a sus hijos. Cada vez más personas con infección avanzada recibe la terapia antirretroviral (2.278 personas en el año 2012, según datos preliminares del Ministerio de Salud).

Y el conocimiento y uso del condón como método de protección contra la enfermedad han registrados grandes avances, aunque su disponibilidad queda por mejorar “en lugares donde realmente se puede producir un sexo casual, que puede ser pubs, karaokes, discotecas y demás”, dice el médico del Fondo Global de las Naciones Unidas, Dr. Percy Calderón.

Malaria

“En el tema de malaria ha habido avances considerables e importantes”, dice Esquivel. Hasta tal punto que la campaña boliviana de lucha contra la malaria “ha sido una estrella en toda Sudamérica, porque superó las expectativas planteadas”, dice Richard Flores, del Fondo Global de las Naciones Unidas. De acuerdo a la evaluación que realiza anualmente del Programa Nacional de Malaria del Ministerio de Salud, la incidencia de esta enfermedad tropical está bajo control. El 2012, el índice de malaria era de 17.1% en Beni y de 13,7% en Pando, que son los dos departamentos en los cuales se concentra la enfermedad.

Decenas de municipios han sido declarados libres de la enfermedad, que se concentra hoy por una mitad en Guayaramerin (Beni), según Flores, que resume el éxito de su campaña en tres palabras: rapidez de reacción. “Con un Ministerio de Salud comprometido y con aliados estratégicos como la OPS/OMS (Organización Panamericana y Mundial de la Salud), hemos experimentado nuevos protocolos para reducir los brotes, porque si hay un mosquito enfermo que pica a 10 personas de una vez, si uno interviene directamente ahí, entonces apaga el brote, para que no se expanda la epidemia”. Para controlar la enfermedad, se “actúa dando el tratamiento (a los enfermos) y después con sistemas de prevención, rociando (insecticida) dentro de los domicilios y distribuyendo mosquiteras impregnadas de insecticida, que han dado buen resultado”.

A continuación viene una nueva fase en la lucha contra la malaria, dice el coordinador del Sistema de Información del Ministerio de Salud, Dr. Max Enrique Nava: “Antes podíamos encontrar una alta densidad (de enfermos), en cambio la densidad ahora ha bajado, entonces es mayor el esfuerzo y mayor la cooperación que se requiere, o sea los técnicos tienen que ser mucho más minuciosos con el trabajo para poder encontrar el caso”.

Tuberculosis

Como en el caso del VIH/SIDA, hay cada vez más recursos invertidos en la detección de la enfermedad, y por este motivo, mayor es también la proporción de casos de tuberculosis encontrados en la población. En 2012, la tasa de incidencia de tuberculosis fue de 72.1 casos por cien mil habitantes, lo cual ubica a Bolivia, conjuntamente con Perú y Colombia, entre los tres países de Suramérica con mayor presencia de esta enfermedad. En más de la mitad de los casos, se detecta de modo tardío a la enfermedad, lo que facilita su diseminación en la población en general.

En Bolivia, según la Dra. Maritza Troche, del Ministerio de Salud, hemos llegado a tener un 84% de los pacientes que culminan su tratamiento, cuando la proporción internacionalmente aceptada es del 85%: “estamos cerca de cumplir ese compromiso internacional que habíamos asumido como país”, dice ella. El tratamiento es muy largo, pero el personal operativo (las enfermeras) inclusive van a los domicilios a hacer los tratamientos diarios correspondientes, entonces se está tomando muy en serio este tema de la tuberculosis”, añade la Dra. Troche.

Chagas

Hay dos departamentos que han sido certificados libres de Chagas, que son La Paz y Potosí”, dice el Dr. Rocco Abruzzese del Ministerio de Salud, pero añade: “seguimos con medicamentos (para curar el Chagas) de hace 45 o 60 años. Bolivia compra alrededor del 85% de la producción mundial de benznidazol, y pese a eso no abastece para los requerimientos del país, no podemos ampliar nuestra cobertura de tratamientos, ese es un problema mayúsculo en Bolivia”.

Foto: Richard Turmel

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Bolivia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe