Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una deuda moral

14-ago-2015

En septiembre, líderes de todo el mundo deben llegar a un acuerdo sobre la agenda de largo alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), para acabar con la pobreza y transformar vidas sin dejar de proteger el planeta. En el marco de esta nueva agenda mundial, “cada país, en función a su proyección y a sus perspectivas, tiene que fijar sus propias metas de desarrollo y en función a eso hacer seguimiento”, explica el subdirector de política social de la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (UDAPE), Roland Pardo.

“Todavía en Bolivia no hay un debate público sobre los ODS”, expresa la Representante del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), Ana Angarita. Sin embargo, en los círculos técnicos del Estado, los funcionarios se preparan. UDAPE, el Ministerio de Salud y varios otros ministerios están actualmente definiendo las metas nacionales en función a los parámetros conocidos (pero todavía no aprobados) de los diecisiete ODS. Usan además otro referente, que se inscribe en la misma filosofía, para definir sus metas: “La agenda 2025 tiene por marco de referencia a la constitución política del estado y al vivir bien, que comparten (con los ODS) esa visión de un desarrollo que atiende integralmente a todos los ámbitos a la población, no solamente en cuanto a la pobreza material, sino también a la pobreza espiritual y (hace hincapié) en el tema del medio ambiente, puesto que el cuidado de la madre tierra es muy importante”, dice Roland Pardo.

Temas sostenibles

Los representantes de las diferentes agencias de la ONU en Bolivia ponen mucha esperanza en los ODS, que vienen a reemplazar en la agenda pública a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ya que estos últimos concluyen este año (2015). El representante del Programa Mundial de Alimentos, Paolo Mattei, indica que los ODS deben enfrentarse “al desafío del hambre cero; durante nuestro ciclo de vida debemos alcanzar que no haya población desnutrida en los países en vías de desarrollo como Bolivia”. De hecho, el segundo de los ODS, que será analizado en septiembre por los líderes del mundo, proyecta “poner fin al hambre”.

El representante de UNICEF, Marcoluigi Corsi, dice que “muchos de los desafíos a los cuales nos enfrentamos a nivel mundial tienen que ver con la exclusión de unos grupos; este es un tema que debe ser tomado en consideración”. Por ejemplo, “todavía seguimos en Bolivia con unos cinco, seis o siete por ciento de niños y niñas que quedan por fuera de la escuela, entonces necesitamos entender dónde están y por qué no van a la escuela, y después desarrollar políticas e implementar estrategias que sean dirigidas a este segmento de la población”. El cuarto ODS propone “garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa”.

El Oficial a Cargo de la UNODC en Bolivia, Carlos Díaz, reiteró el reconocimiento de la Declaración de Doha adoptada por el 13° Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal, “que el desarrollo sostenible y el estado de derecho están estrechamente interrelacionado y se refuerzan mutualmente. Los Estados Miembros nos han mandado el mensaje claro de promover sociedades pacíficas, sin corrupción e inclusivas, y con instituciones eficaces, responsables e inclusivas a través de nuestro trabajo.”

Finalmente la jefa interina de ONUMujeres, Natasha Loayza, indica que “al margen de que el enfoque de género está incorporado transversalmente en los ODS”, el país debe “plantearse metas muy concretas en términos de violencia contra las mujeres, participación política, empoderamiento económico, todo esto en el marco del desarrollo humano”. De modo específico, el quinto ODS da como meta “alcanzar la igualdad entre los géneros”.

Ilustración: Alejandro Salazar

 

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos

1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

2. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible

3. Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos para todas las edades

4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos

5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas

6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos

7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos

8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos

9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación

10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos

11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles

13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (tomando nota de los acuerdos adoptados en el foro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático)

14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible

15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles

17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible