Mireia Villar Forner: “La crisis afectará la lucha contra la pobreza”

08-oct-2015

La representante adjunta del PNUD alertó que las políticas asistencialistas no son suficientes para enfrentar el nuevo contexto. Demanda políticas más activas.

Carlos Morales Peña, EL DEBER (Santa Cruz, Bolivia)

La representante adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Mireia Villar Forner, llegó hace poco a Bolivia después de una sólida carrera diplomática en Bélgica, Estados Unidos e Irak. Habló con EL DEBER sobre las metas bolivianas para superar la pobreza y aportar el debate sobre el cambio climático que se discutirá en diciembre en París.

¿Puede frenar o hacer retroceder la reducción de la pobreza en Bolivia el actual bajón económico?

Por la crisis, vamos a tener menores recursos para luchar contra la pobreza, esa es una realidad. Es un fenómeno mundial y va a ser un reto aquí en Bolivia. Esta es una economía que depende en gran medida de su capacidad exportadora y con precios muy a la baja en los hidrocarburos va a significar menos recursos para el Estado para hacer su política pública. Absolutamente. Sin embargo, la agenda que se viene de aprobar en la Asamblea General de las Naciones Unidas plantea una forma distinta de hacer las cosas. Hay que buscar coherencia entre las políticas para crear eficiencias. Habla también de los distintos modos de financiar nuestros recursos, donde no tienen que ser solo recursos públicos o de ayuda al desarrollo.

Es un reto y hay que ver qué recursos alternativos podemos obtener también del sector privado, donde se mejore las capacidades fiscalizadoras de los Estados y se baje la evasión fiscal, para tener esos recursos tan preciosos en un momento así tan complejo.

Varios países desarrollados han suspendido sus cooperaciones para el desarrollo en Bolivia porque se los considera de ‘ingresos medios’. 

¿Cómo ve esa disyuntiva en este contexto?

Efectivamente. Uno pensaría que cuando un país ingresa al nivel de ingresos medios parecería que no necesita más cooperación para el desarrollo, pero Naciones Unidas está reflexionando sobre eso en el contexto de los objetivos de desarrollo sostenible. El paquete de ayuda internacional es pequeño y tenemos que ver cómo utilizarlo eficientemente entre los “países huérfanos” y entre los “menos desarrollados”. Tenemos que utilizarlos en iniciativas que generen otros recursos. La ONU no solo tiene que ofrecer fondos, sino también ayuda cualitativa en experiencias y conocimientos. 

¿Son suficientes las políticas asistencialistas? ¿Qué más hay que hacer en un contexto adverso de crisis?

En Bolivia, las políticas redistributivas han sido parte del esquema de éxito que han tenido. Cuando hay un contexto anticíclico, con menores recursos, hay que preguntarse si eso va a bastar. Y la respuesta es que no. Hay que seguir haciendo inversión de fondo en conocimientos, en educación, en cambiar la matriz productiva y en servicios de salud. Se requieren políticas públicas actualizadas. Las políticas redistributivas no son suficientes, hay que ir más allá. ¿Son las políticas que nos ayudaron a salir de la pobreza las que nos van a ayudar a mantenernos fuera de la pobreza? La respuesta es no. 

¿Cómo ve a Bolivia frente a este requerimiento, teniendo en cuenta la actual crisis de la justicia boliviana?

Estamos a la espera de ver un progreso en el marco de una reforma judicial. Entendemos que será importante la cumbre por la justicia de principio del próximo año. Es un tema que nos preocupa y que estamos apoyando al Gobierno boliviano para que pueda resolver. Nos consta que es una preocupación muy seria de la ciudadanía y del Poder Ejecutivo sobre lo que está pasando en la justicia boliviana.

¿Le preocupa la concentración del poder y la reelección impulsada por Evo Morales?

Naciones Unidas está integrada por más de 180 países de todos los colores y tamaños. Allí, las formulaciones políticas son muy diversas, por lo que no podemos juzgar los modelos de algunos de nuestros Estados miembros. Claro está que queremos Estados donde haya representación, espacio para dialogar, para discrepar. No podemos proponer modelos específicos.

El lastre de la corrupción no es nuevo y en Bolivia está en la agenda política hace muchos años. ¿Es muy lenta la acción institucional para erradicarla? 

Al margen de Bolivia, la corrupción es un lastre, lo mismo que la inequidad social, y debemos trabajar en varios frentes. Nos complace que en Bolivia se hayan adoptado decisiones para darle peso institucional para tratar este tema a través de un ministerio y entiendo que se están haciendo esfuerzos importantes por la transparencia. Pero es como otros aspectos de la agenda pública. Hubo un gran progreso en este país en normar y legislar en el marco constitucional, pero no necesariamente la maquinaria que tiene que implementar esas políticas públicas. Hay que pasar de la fase normativa a mejorar las capacidades de ejecución del Estado. Necesitamos instituciones fuertes y transparentes que puedan dar cuentas de su manejo. Eso también incluye las capacidades de la ciudadanía de cuestionar, de ver, de monitorear y de exigir que haya esa rendición de cuentas por parte de lo público.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Bolivia 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe