En el Día de la Madre Tierra, los tacanas enseñan el camino

21-abr-2016

Los dirigentes tacanas Ruth Chuqui y Nicolás Cartagena reciben en Paris un certificado de honor entregado por el administrador mundial del PNUD, Helen Clark.

En este Día internacional de la Madre Tierra (22 de abril), consagrado este año al tema “árboles para la tierra” y coincidiendo con la firma por los representantes de 170 países, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, del Acuerdo de Paris sobre el Cambio Climático, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) invita al país a inspirarse de la estrategia sustentable de uso del bosque, desarrollada por la comunidad indígena tacana en las orillas del río Beni, gracias a la cual ganaron la última edición de los Premios Ecuador.

El Consejo Indígena del Pueblo Tacana ha logrado consensuar con los indígenas de veinte comunidades un plan de uso del suelo y una estrategia para el manejo de los recursos naturales, para las 389,300 hectáreas de selva de propiedad colectiva tacana, ubicados en la región del río Beni y del parque nacional Madidi. El plan estratégico tacana prioriza la sustentabilidad del medio de vida, la biodiversidad y la conservación del bosque. Más de la mitad de los hogares tacanas tiran beneficio de las 24 asociaciones comunitarias organizadas para fomentar la agroforestería, el ecoturismo, la cosecha de cacao y la caza sustentable del caimán. Según un estudio realizado en colaboración con la Wildlife Conservation Society, la deforestación en las tierras tacanas es cuatro veces inferior a la que se registra fuera del territorio indígena.

Es gracias a este enfoque y estos resultados que el Consejo Indígena del Pueblo Tacana recibió un Premio Ecuatorial, en la categoría “Derechos salvaguardando”, conjuntamente con otras organizaciones indígenas  de Belice, Malasia, Madagascar y Honduras, el 7 de diciembre pasado en el Teatro Mogador de Paris (Francia), en una ceremonia celebrada ante 1.600 representantes de los pueblos indígenas, jefes del estado y ministros, embajadores, empresarios, activistas ambientales y líderes de opinión,, al margen de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21). En es ocasión, el administrador mundial del PNUD, Helen Clark, dijo que los tacanas y los otros premiados “han demostrado que la acción y la innovación contra el cambio climático puede suceder y sucede en todos los niveles, y esto debe ser alentado, apoyado y ampliado”.

En realidad, hemos ganado este premio por cuidar nuestro medio ambiente, recolectando los recursos naturales mediante un plan de manejo como siempre lo hacemos”, dice Ruth Chuqui, presidenta del Consejo Indígena de Mujeres Tacanas. “Nosotros hemos cuidado nuestra tierra desde siempre, no queremos que nuestro territorio se acabe a poco tiempo. Aquí en el norte de La Paz, vivimos en una tierra que todos soñarían tener”, añade la dirigente tacana. “Podemos enseñar como consolidar un territorio y manejarlo de la mejor manera posible, una manera responsable y sostenible, con identidad, para que nuestros hijos también gocen de la naturaleza, gocen del agua, gocen de todas las cosas que nosotros tenemos”, completa el Presidente del Consejo Indígena del Pueblo Tacana, Nicolás Cartagena.

“Todos ganan con este enfoque tacana: son iniciativas que benefician simultáneamente a la economía de los hogares, a sus condiciones sociales de desarrollo y al medio ambiente”, dice el representante del PNUD en Bolivia, Mauricio Ramírez. “El trabajo cumplido por el Consejo Indígena del Pueblo Tacana demuestra que es posible conciliar el desarrollo rural y la mejora de las condiciones de vida, con la protección y restauración de los bosques a una escala masiva”, concluye el representante del PNUD.